watch

¿Qué es la Dermatitis Atópica?



La Dermatitis Atópica es una enfermedad benigna y crónica de la piel que causa sequedad e Inflamación acompañada de un intenso prurito.

Estos brotes se repiten de forma variable en cada persona a lo largo del tiempo comprometiendo su calidad de vida y la de sus familiares.

INCIDENCIAS:

  • Es una enfermedad presente a nivel mundial
  • Afecta entre el 10% y el 20% de los niños
  • Afecta entre el 2% y el 5% de los adultos
  • Es una enfermedad con una alta tasa de crecimiento
  • Los bebés y niños pequeños son los principales afectados
  • 90% experimentan el inicio de la enfermedad antes de los 5 años de edad
  • 80% incluso antes de los 2 años de edad

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS:

  • Sequedad de la piel
  • Disminución de las grasas cutáneas
  • Cambios de pH
  • Prurito
  • Predisposición a infecciones

Otras características son las respuestas inmunes exageradas que pueden observarse a nivel respiratorio (asma), en ojos o párpados y que son generalmente provocadas por medicamentos, alimentos, sustancias de contacto o sustancias ambientales.



¿Cuáles son las causas?



Es una enfermedad causada por múltiples factores:

  • Genéticos
  • Inmunológicos
  • Medio-ambientales
  • Sociales
  • Psico-emocionales

Estos factores determinan principalmente alteraciones de la llamada “barrera cutánea” y de la inmunidad.

   ¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es clínico, la Dermatitis Atópica generalmente aparece en los primeros meses de vida con reiteradas lesiones inflamadas rosadas o rojizas, húmedas (vesiculosas), erosiones, costras y descamación.

   ¿Qué partes del cuerpo afecta?

Las lesiones se ubican de acuerdo a la edad.
En bebés y niños aparecen comúnmente en el rostro (especialmente mejillas) y superficies extensoras de los miembros.
En niños más grandes y adultos aparecen principalmente en pliegues de las extremidades, en manos y pies.

watch



watch

¿Cómo prevenir los brotes?




Existen ciertos recaudos que podemos tomar para prevenir los brotes, evitando:


  • Ambientes muy calefaccionados y secos
  • El uso de lana y fibras sintéticas en contacto directo con la piel, así como el abrigo
    excesivo
  • El contacto de la piel con broches metálicos, etiquetas, goma y plásticos
  • Los perfumes
  • La inhalación de pólenes y polvo ambiental


Por el momento no existe una cura para esta afección, pero sus síntomas pueden ser parcialmente mejorados con un adecuado cuidado de la piel.

watch



CUIDADO DE LA PIEL





BAÑO

 Realizar baños cortos (no más de 5 minutos) y con agua tibia.

 Utilizar sustitutos del jabón de pH neutro.

 Evitar fricción de la toalla contra la piel. Se recomienda dar palmadas suaves para secar.



HIDRATACIÓN

 Es fundamental la hidratación con cremas adecuadas.
  Si es necesario se puede aplicar varias veces al día.



ALIMENTACIÓN

 Evitar los alimentos irritantes localmente como cítricos, tomate, picantes, y queso de rallar cuando existe dermatitis en cara.

 No se recomienda dietas restrictivas, con execepción de los casos comprobados de alergia alimentaria.




El cuidado de la piel previene los brotes mejorando la calidad de vida

Ante cualquier duda visitá a tu Dermatólogo


TRATAMIENTO MÉDICO



watch

Siempre bajo revisión médica, los tratamientos para los brotes más recomendados incluyen:




  Corticoides tópicos:

Son los antinflamatorios locales que constituyen uno de los pilares fundamentales del tratamiento de la Dermatitis Atópica.
Se utilizan en episodios agudos, por corto tiempo, de baja potencia y en bajas concentraciones. No deben ser utilizados en forma habitual, en grandes extensiones o en zona del pañal o en pliegues por su posibilidad de efectos adversos.


  Inmunoduladores

Son medicamentos locales de segunda línea, pueden usarse a corto o largo plazo, especialmente en zonas de piel fina como parpados y pliegues. Recomendado para mayores de 2 años.

  Vendajes

La utilización de vendajes húmedos con cremas antiinflamatorias diluidas con cremas hidratantes resultan útiles en formas crónicas y por corto tiempo.

  Antialérgicos, antihistamínicos

No modifican el curso de la enfermedad ni los brotes pero pueden mejorar el prurito o favorecer el sueño.

  Corticoides orales

Se utilizan en forma excepcional y por periodos cortos, dado que suelen presentar importante efecto rebote.



watch
watch